RSS
TwitterFacebookGoogle+

Para la libertad de Venezuela

La patria del libertador Simón Bolívar agoniza ante la mirada de la comunidad internacional.

La democracia pasa por un momento crucial en esa nación, el dolor se palpa en el rostro de su gente que escapa de la inseguridad y el hambre.

Como paria, los venezolanos transitan el camino del exilio político y económico. Han dejado atrás sus sueños, la familia, el terruño, en el éxodo más grande de los últimos años en Latinoamérica.

La agonía que está viviendo Venezuela es el preludio de la muerte de una de las democracias más importantes de la región. Los estertores ya se sienten, está muriendo la democracia venezolana, es solo cosa de tiempo, la lucha ha sido larga y ha costado muchas lágrimas.

El acto de asaltar la Asamblea Nacional por turbas del gobierno es un acto reprochable.

El olor putrefacto está presente, las manos ensangrentadas se levantan y dan las últimas estocadas al cuerpo social, ignorando la Constitución, que consigna el derecho de elegir y ser elegido.

La dictadura se impone.

La libertad muere.

Este editorial en solidaridad con Venezuela lo cerramos citando las palabras del genio militar y político Simón Bolívar cuando dijo: Maldito sea el soldado que vuelva las armas contra su pueblo.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com