RSS
TwitterFacebookGoogle+

Los caras pálidas

Por Francis Javier

Si algo dejará las elecciones presidenciales de Estados Unidos (EEUU) es la profunda división que afecta la sociedad norteamericana.

El país campeón de los derechos humanos y la igualdad ha demostrado en este torneo electoral que en la sociedad norteamericana está latente la intolerancia religiosa, discriminación racial y la xenofobia.

El discurso de Donald Trump, contra los extranjeros, musulmanes, mujeres y hasta con sus compañeros de partidos es un reflejo de una sociedad dividida y decadente.

Con un manejo mediático basado en declaraciones políticamente absurdas el magnate inmobiliario es la encarnación de la frustración de una sociedad que ha perdido el rumbo.

El mundo está atento a lo que ocurrirá en las elecciones de Estados Unidos y esperamos que este discurso populista que ha prendido en una gran parte de la población de ese gran país no lleve a la Casa Blanca a este hombre improvisado con serias deficiencias.

Como todo demagogo Donald Trump ofrece soluciones fáciles a problemas complejos.

Miremos el espejo de Filipinas donde un improvisado gobierna un país de 100 millones de habitantes donde ha desatado una carnicería humana o Venezuela que de ser una de las potencias económicas hoy su población languidece por falta de alimentación y trabajo.

Dirigir un país es algo serio.

Los días por venir marcaran el rumbo de un mundo lleno de tensiones y desigualdades donde la intolerancia y la improvisación se imponen.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com