RSS
TwitterFacebookGoogle+

Muere Leonard Cohen, el poeta de la voz cálida y abismal

CANADÁ (EFE).- Su voz grave podía ser cálida o abismal, seductora o desgarradora, y con la muerte de Leonard Cohen a los 82 años la música pierde a uno de sus cantautores más respetados y queridos, que entrelazó la canción y la poesía con una maestría como la de pocos artistas en el siglo XX.

“Mi padre murió tranquilamente en su casa de Los Ángeles con la certeza de que había completado lo que sentía”, indicó en comunicado su hijo Adam Cohen, al referirse a su último álbum “You Want It Darker”, que fue editado hace apenas un mes.

“Es uno de sus mejores discos”, señaló Adam Cohen, productor del último trabajo de su padre.

Por el momento no se conocen muchos detalles del fallecimiento del artista, pero su perfil oficial de Facebook apuntó que se celebrará en Los Ángeles un acto de homenaje en una fecha todavía por determinar.

Nacido el 21 de septiembre de 1934 en Montreal (Canadá) en el seno de una familia judía, Cohen empezó de joven a interesarse por la poesía y, en especial, por la obra del español Federico García Lorca, una figura que le acompañaría e influiría a lo largo de toda su trayectoria.

Tras publicar sus primeros poemarios y novelas y pasar una larga temporada en la isla griega de Hidra, junto a su emblemática musa la noruega Marianne Ihlen, Cohen debutó en la música con el disco “Songs of Leonard Cohen” (1967), considerado una obra maestra y que incluía canciones como “So Long, Marianne” o “Suzanne”.

Cohen supo colarse en el efervescente ambiente folk de Nueva York, en el que despuntaban artistas como Bob Dylan, y deslumbró con su voz profunda y su elaborado estilo literario, que combinaba las reflexiones espirituales y existenciales con apasionados temas románticos.

Con una longeva y admirada carrera que se extendió durante medio siglo, Cohen se erigió en un modelo de referencia para los cantautores, una cima que alcanzar, gracias a discos muy destacados como “Songs of Love and Hate” (1971), “I’m Your Man” (1988) o “Various Positions” (1985), en el que aparecía “Hallelujah”, una de sus canciones más populares.

Tras un retiro espiritual en los años 90 para dedicarse a la filosofía zen, que le ayudó a superar sus problemas de depresión, Cohen volvió en los últimos años de su vida a la actividad musical después de conocer que su representante Kelley Lynch le había estafado y dejado al borde de la ruina.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com