RSS
TwitterFacebookGoogle+

Países de Latinoamérica y Caribe fortalecerán protección social

Publicado por Yasmel Bueno

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Ministros y responsables de desarrollo social de 33 países de América Latina y Caribe firmaron ayer martes la “Declaración de Santo Domingo”, en la que se comprometen a fortalecer sus sistemas de protección social implementando políticas intersectoriales para la erradicación de la pobreza.

Este compromiso es el resultado del diálogo desarrollado durante dos días en el VIII Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe, organizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y la Vicepresidencia dominicana, en la capital del país.

América Latina fortalecerá sistemas de protección social con enfoque multidimensional

En la declaración se establece la necesidad de encontrar medidas de bienestar y progreso multidimensional que complementen la medida tradicional de la pobreza más allá de los ingresos, centrándose en el fortalecimiento y ampliación de los sistemas de protección social y la reducción de la desigualdad y la exclusión.

En las jornadas se debatió sobre el avance del modelo latinoamericano de progreso hacia un concepto multidimensional, en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que supere los criterios clásicos para medir el nivel de desarrollo tales como ingreso per cápita, el ritmo de crecimiento económico y el producto interno bruto (PIB).

Se trata de profundizar en la aplicación de instrumentos de medición multidimensional de la pobreza que sirvan de guía a las políticas públicas de cada país y que incluyan dimensiones hasta ahora ausentes, como variables ambientales, exposición a catástrofes, calidad de los servicios y el acceso a la justicia, entre otros.

Los grandes desafíos identificados en el foro empiezan por trascender la lógica de que los países de renta media se ‘gradúan’ al alcanzar un determinado nivel de ingresos.

Asimismo, se señaló el reto de generar sistemas que capturen dimensiones ausentes del bienestar y construir políticas intersectoriales, comunes y universales para dar respuesta a los problemas multidimensionales del desarrollo, según la declaración.

Dadas las restricciones fiscales existentes, otro de los compromisos acordados es mejorar la protección social en el marco de la responsabilidad fiscal.

Uno de los mayores retos que la nueva generación de sistemas de protección social debe abordar se refiere a la carga que las mujeres de la región afrontan como responsables casi exclusivas del hogar y del cuidado infantil, lo que las sitúa de manera desproporcionada en riesgo de caer en la pobreza.

Del mismo modo, las poblaciones indígenas y afrodescendientes han sido históricamente dejadas atrás, con menores niveles de cobertura.

Los sistemas de protección social deben establecer diferentes programas disponibles en distintas etapas de la vida, incluyendo a mujeres embarazadas, niños, jóvenes en edad de trabajar y adultos mayores.

Según las autoridades reunidas, la Agenda 2030 invita a replantear las políticas públicas en cada país e identificar las intervenciones que permitan avanzar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark, afirmó el lunes durante el foro que entre 2003 y 2013 más de 70 millones de personas salieron de la pobreza en Latinoamérica y Caribe, periodo durante el cual casi 93 millones de ciudadanos de la región se unieron a la clase media.

De forma paralela a esta segunda jornada del foro, se desarrolló la primera reunión de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social, donde se presentó el estudio “La matriz de la desigualdad social en América Latina” elaborado por la Comisión Económica para América Latina (Cepal)

En ella, se incide en que la pobreza, la vulnerabilidad y la desigualdad siguen constituyendo problemas estructurales en la región, donde existe un importante riesgo de retroceso debido al empeoramiento de los indicadores económicos y de mercado de trabajo.

Entre los acuerdos alcanzados en estas dos jornadas, está la designación de Montevideo (Uruguay), como sede de la IX edición del Foro en 2017.

La vicepresidenta dominicana, Margarita Cedeño, encabezó el acto de clausura, al que asistieron la ministra de Desarrollo Social de Perú, Cayetana Aljovín, de Chile, Marcos Barraza, así como la subsecretaria de Desarrollo Social de Uruguay, Ana Olivera, entre otros.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com