RSS
TwitterFacebookGoogle+

Régimen sirio intensifica su campaña de bombardeos contra Alepo

(Tomado de AFP)

Los habitantes de los barrios rebeldes de Alepo, en el norte de Siria, estaban escondidos en sus casas este viernes debido a los violentos bombardeos del régimen, dispuesto a conquistar la totalidad de la segunda ciudad del país.

En el cuarto día consecutivo de bombardeos contra la parte de la ciudad controlada por los insurgentes, el régimen de Bashar al Asad atacó varios barrios en manos de los rebeldes.

Según un corresponsal de la AFP, el fuego de artillería alcanzó una intensidad sin precedentes desde hace dos años. En pocos minutos decenas de obuses y cohetes cayeron estremeciendo el suelo con estruendo.

El director de los Cascos Blancos (un grupo de socorristas) en el barrio rebelde de Al Ansari dijo a la AFP que “nunca había oído tiros de artillería tan intensos” en Alepo, la antigua capital económica de Siria, convertida en el principal frente de un conflicto que ha causado más de 300.000 muertos desde 2011.

A última hora de la tarde, el régimen bombardeó un hospital del barrio de Maadi, dejándolo fuera de servicio, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Según una fuente médica, el establecimiento fue parcialmente destruido, dos pacientes murieron y otros resultaron heridos al igual que miembros del personal médico.

En Bab al Nairab, otro barrio rebelde de Alepo, unos bombardeos arrasaron el cuartel general de la defensa civil, indicó un socorrista.

– Luces apagadas –

Durante el día, el ejército sirio también lanzó barriles de explosivos sobre varios barrios rebeldes de la ciudad.

Los civiles de la zona oriental se encerraron en sus casas como hicieron la noche anterior, cuando apagaron todas las luces para no convertirse en blanco de los bombardeos.

Por la noche hubo combates entre los rebeldes y las fuerzas prorrégimen en Sheij Said, un barrio del sur de Alepo que el ejército intenta tomar desde hace semanas.

“Los enfrentamientos son muy violentos, con bombardeos mutuos (de artillería)”, afirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH. “El régimen progresó en la zona antes de ser repelido por los rebeldes”.

Estos últimos lanzaron unos 15 cohetes contra la zona controlada por el régimen, dejando cinco muertos, incluidas dos niñas, según los medios oficiales sirios.

Esta vez el ejército, que en anteriores ofensivas “no se había arriesgado a entrar en la ciudad rebelde”, atacó los barrios insurgentes, indicó a la AFP Fabrice Balanche, experto sobre Siria en el Washington Institute.

Después de suspender un mes los bombardeos contra los barrios rebeldes de Alepo, el régimen de Asad reanudó el martes los disparos de artillería y el lanzamiento de bombas de barril matando a al menos 65 civiles desde entonces, aseguró el OSDH.

Los habitantes del este de Alepo padecen, además, un asedio que dura desde hace cuatro meses, lo que impide que la menor ayuda pueda llegar a su zona.

Los almacenes de las ONG locales están vacíos y unos habitantes hambrientos asaltaron este semana unos depósitos de alimentos del consejo municipal rebelde, según un periodista de la AFP.

En Berlín, los principales dirigentes europeos y el presidente estadounidense, Barack Obama, pidieron “el cese inmediato” de los ataques contra el sector oriental de Alepo, en poder de los rebeldes desde 2012.

– ‘Estados Unidos paralizado’ –

Las fuerzas del régimen “quieren combinar los bombardeos aéreos y la hambruna provocada por el asedio para lograr la rendición de los rebeldes”, explica Thomas Pierret, especialista sobre Siria y profesor de la universidad de Edimburgo.

Según él, la diferencia con las demás ofensivas es que ahora “los habitantes [del este de Alepo] empiezan a morirse de hambre”.

Los aviones rusos no intervienen en los bombardeos iniciados el martes y se centran en la provincia aledaña de Idlib (noroeste), controlada por una alianza de rebeldes y yihadistas.

Varios analistas opinan que Damasco y sus aliados quieren ganar tiempo antes de que el futuro presidente estadounidense, Donald Trump, asuma su cargo en enero de 2017.

“Está claro que Rusia, Damasco y Teherán quieren reconquistar rápidamente el este de Alepo. Estados Unidos está paralizado, hay que poner a Trump ante el hecho consumado en enero”, según Balanche.

Al oeste del país, al menos 22 civiles, entre ellos 10 niños, murieron en las últimas 24 horas en bombardeos del régimen sobre varias ciudades de la región de Guta Oriental, un bastión de los rebeldes situado al este de Damasco, según el OSDH.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com