RSS
TwitterFacebookGoogle+

San Isidro labrador, quita el agua…..no nos queda de otra

Por Humberto Salazar

Tres vaguadas en diez días, y media República Dominicana se encuentra inundada, cosechas destruidas, puentes derribados, carreteras hundidas, hogares arrastrados por las aguas, miles de damnificados en refugios y casas de familiares y amigos, al ser desplazados por las autoridades del gobierno para proteger sus vidas.

Decía el Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, el pasado viernes, que el Presidente de la República había declarado al gobierno en sesión permanente a causa de las lluvias, y con la primera intención de evitar desgracias personales por los aguaceros que se estaban registrando en ese momento.

Pues si el objetivo primario del gobierno era preservar las vidas de nuestros ciudadanos que pudieran resultar afectados, podríamos afirmar que lo logró con creces, porque a esta hora, que es noche ya del domingo, solo se han reportado dos muertes, ambos niños, por lo que la Defensa Civil hizo un llamado a los padres a que no descuiden a sus hijos.

No hay dudas que estamos pasando por una situación meteorológica, que en términos de duración y destrucción de bienes materiales, ha sido peor que muchos de los huracanes que hemos vistos en los últimos años, ya que la cuantía de daños se eleva cada día, y todavía no se pueden cuantificar las pérdidas, ya que habrá que esperar a que bajen las aguas y la situación comience a normalizarse.

Según los datos del Centro de Operaciones de Emergencias hasta el momento hay mas de 42 mil personas desplazadas de sus hogares, 96 comunidades aisladas, 17 puentes afectados, mas de 8 mil casas dañadas y tres carreteras afectadas por las lluvias.

Hay que imaginarse el enorme esfuerzo logístico que se ha tenido que realizar por parte de las autoridades para proveer techo y comida a todas estas personas, en condiciones muy difíciles, hay que recordar que los movimientos humanos se realizan en las áreas que están siendo afectadas por las lluvias y muchas veces en medio de la emergencia por la elevación del nivel de las aguas en comunidades rurales.

Ademas de movilizarlos, estas personas deben ser ubicadas en refugios donde se encuentren seguros, proveérseles de los alimentos y cuidados para cumplir con una serie de normas que mantengan la dignidad de estos ciudadanos que, por circunstancias ajenas a su voluntad deben abandonar sus hogares, y quedan bajo el cuidado de las instituciones del gobierno con programas destinados para ellos.

Lo cierto es que estas lluvias han sumido al país en un ambiente de preocupación a las puertas de las fiestas navideñas, lo que ha sido trasladado a todo el gobierno, es notable el seguimiento estricto que da el Presidente Danilo Medina a la emergencia provocada por las lluvias, que para mantenerse informado y dar instrucciones de primera mano, se declara en sesión permanente, de modo que se producen reacciones inmediatas y al primer nivel del gobierno para evitar desgracias.

Un ejemplo de esto fue el recorrido que realizó el Ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, donde se decidió el cierre temporal del puente que comunica Navarrete con Puerto Plata, que es lo mismo que decir que une a esta última ciudad con Santiago, el resto del Cibao y el Distrito Nacional, del que se decía ofrecía un peligro inminente por el mal estado en que estaban dejando las aguas a sus aproches.

Este puente tuvo que ser cerrado, imaginemos la situación de Puerto Plata comunicada solo por la Autovía del Nordeste con el resto del país, una decisión de esa magnitud solo puede tomarla una persona con la autoridad suficiente por las implicaciones que tiene, ya en el día de hoy el puente comenzó a ser operativo en un solo carril, esperándose su reparación completa para los próximos días.

La importancia de la presencia de los principales funcionarios del gobierno de las áreas de infraestructura y asistencia social, ha sido clave para preservar la vida de miles de nuestros conciudadanos que estan siendo afectados en estos momentos por las inundaciones, esto incluye cuatro visitas sorpresa de parte del mismo Presidente Medina, quien suponemos no voló hoy a la zona de desastre, por las condiciones climáticas adversas pero seguro lo veremos en estas áreas esta mismas semana.

Si como dijo José Ramón, el plan era cuidar la vida de los afectados, pues hasta ahora el gobierno ha sido muy efectivo, solo dos muertes a causa de las inundaciones durante el fin de semana.

Lamentablemente murió un niño de 8 años que fue arrastrado por las aguas del río Bacuí en La Vega, al lanzarse en búsqueda de un juguete que se le cayó, y otro de 12 años que se ahogó en San Pedro de Macorís jugando con sus amigos a tirarse al río Soco aprovechando que estaba crecido, es decir pareciera mas fruto del descuido de sus padres que cualquier otra causa.

Quizás ya lo que nos queda es cantar como lo hacíamos en la escuela hace muchos años cuando amenazaba con llover: ¨San Isidro Labrador, quita el agua y pon el sol¨, a ver si paran estas aguas y comenzamos la reconstrucción.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com