RSS
TwitterFacebookGoogle+

Trump habla de muro, China levanta puentes con Latinoamérica

LIMA (AP) — La anticipada retirada económica estadounidense de Latinoamérica bajo el próximo gobierno de Donald Trump hace que los líderes de la región miren al otro lado del mundo, a China, en busca de ayuda para superar los posibles problemas financieros.

Esta semana tendrán la oportunidad perfecta para presentar su caso cuando el presidente de China, Xi Jinping, acuda a la cumbre de la Cuenca del Pacífico como parte de su visita a Ecuador, Perú y Chile.

Este es el tercer viaje de Xi a Latinoamérica desde su llegada al poder en 2013 y, para cuando acabe su gira, habrá visitado 10 países en la región — los mismos que Barack Obama en el doble de tiempo como presidente de Estados Unidos.

Durante la campaña electoral para las elecciones presidenciales estadounidenses, Trump prometió romper acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, deportar a migrantes en situación irregular y construir un muro para cortar el paso a millones de ciudadanos mexicanos y latinoamericanos, lo que provocó una ola de preocupación en una región que durante dos siglos ha mirado hacia el norte en busca de orientación política.

En los últimos años China ha ido desplazado a Estados Unidos como principal socio comercial en los países latinoamericanos al tiempo que la demanda de soja, petróleo y hierro de la región alimentó el crecimiento más rápido de las últimas décadas. Pero recientemente, a medida que la exportación de materias primas se ha ralentizado, las economías locales se han visto golpeadas afectando al en su día tórrido romance con la segunda mayor economía del mundo.

La mayoría de los países sudamericanos han tomado conciencia sobre los problemas de depender de la exportación de productos básicos y preferirían una relación más estrecha con Estados Unidos, que adquiere un tipo de bienes manufacturados que generan más empleos, explicó Margaret Myers, experta en China del centro Inter-American Dialogue de Washington.

“Pero la pregunta es si Estados Unidos va a corresponder”, agregó. “Nadie en la región espera demasiado de Trump en términos de políticas realmente productivas. Esto deja espacio a China para que juegue un papel mucho más importante”.

Algunas de las prioridades de China y sus hechos en la región quedarán expuestos durante la gira de Xi.

En Ecuador, una economía equiparada al dólar que enfrenta una fuerte recesión, Xi inaugurará el viernes la mayor presa hidroeléctrica del país, que fue construida por una firma china y financiada con parte de los casi 8.000 millones de dólares que Beijing ha prestado a Quito desde 2007.

Desde allí viajará a Perú, donde asistirá a una cumbre del grupo de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) y se reunirá con el presidente del país, Pedro Pablo Kuczynski, un exinversionista de Wall Street que eligió China para su primer viaje al extranjero tras asumir el poder en julio. La gira por la región, de una semana de duración, terminará en Chile, que desde hace poco cuenta con una filial del banco estatal chino que será la primera cámara de compensación de Sudamérica para transacciones con el controlado yuan.

Además, en Venezuela, el presidente de la estatal Corporación Nacional de Petróleo de China firmó el jueves un acuerdo de 2.200 millones de dólares para impulsar de forma conjunta la producción de petróleo necesaria para sacar a la nación de la OPEP de una crisis marcada por la fuerte escasez de alimentos y una inflación de tres dígitos.

“Todo nuestro agradecimiento por todo el apoyo prestado a Venezuela en los años difíciles, 2014, 2015 y especialmente 2016”, dijo un visiblemente complacido presidente de Nicolás Maduro durante la ceremonia de firma del pacto. “Nuestra hermana mayor China no ha dejado a Venezuela sola en estos momentos difíciles”.

Mientras que la victoria de Trump ha terminado casi por completo con la Asociación Transpacífica de 12 naciones, entre las que estarían Mexico, Perú y Chile, China sigue cortejando a la región con ofertas para reforzar los acuerdos de libre comercio ya existentes con Costa Rica, Chile y Perú al tiempo que negocia nuevas alianzas con Uruguay y Colombia. En la última década, los dos mayores bancos de inversión de China han inyectado 125.000 millones de dólares en Latinoamérica — más que el Banco Mundial, con sede en Washington, y el Banco Interamericano de Desarrollo juntos.

En una columna para el diario Comercio, Xi se refirió a los crecientes vínculos de su país con Perú como una relación en la que los dos ganan al afectar a áreas tan diversas como la inversión en infraestructura y energía o la herencia compartida representada por la admirada cocina “chifa” creada por migrantes chinos hace un siglo.

Sin duda, una guerra comercial entre Estados Unidos y China podría afectar a la industria del gigante asiático y deprimiría la demanda de materias primas en Latinoamérica. Pero por el momento, los empresarios que acuden a la cumbre de la APEC no ven más que potencial.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com