RSS
TwitterFacebookGoogle+

Wall Street y petróleo en caída libre a días elecciones EEUU

Publicado por Yasmel Bueno

NUEVA YORK (EFE).- Wall Street sigue sin levantar la cabeza y todo hace pronosticar que los ánimos seguirán por los suelos hasta el martes, el día D.

La paridad de resultado que desde hace una semana otorgan las encuestas a ambos candidatos a la Casa Blanca ha llenado de incertidumbres y nerviosismo el parqué neoyorquino.

Wall Street cree que bajo una Administración de la demócrata Hillary Clinton puede haber un mejor entorno para las operaciones bursátiles que con el republicano Donald Trump, por lo que está reaccionando a la baja ante la posibilidad de que la exsecretaria de Estado no salga vencedora en los comicios.

La bolsa de Nueva York lleva seis días cerrando en rojo, exactamente todas las sesiones que han transcurrido desde que el pasado viernes sorpresivamente el FBI anunciara la reapertura del caso de los correos electrónicos de Clinton.

Este viernes registró un descenso del 0.24% en el Dow Jones de Industriales, que al cierre de la sesión, el bajó 42.39 puntos y terminó en 17,888.28 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 perdió un 0.17% o 3.48 puntos, hasta las 2,085.18 unidades.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, en el que operan los principales grupos tecnológicos, cayó un 0.24 % o 12.04 puntos, hasta los 5,046.37 enteros.

El descenso de este viernes en el S&P 500 hace que ese indicador, el preferido por muchos inversores, haya acumulado nueve caídas consecutivas, una racha de descensos que no se veía en 36 años.

Sin embargo, el S&P aún está por encima del cierre del año pasado, cuando terminó con 2.043,94 puntos.

En el caso del Dow Jones se trata del séptimo descenso consecutivo, y también está por encima del cierre del año pasado, cuando terminó con 17,425.03 puntos.

Con las caídas de este viernes, el Dow Jones ha acumulado un descenso semanal del 1.5%, el S&P 500 ha perdido un 1.9% y el Nasdaq ha cedido un 2.8%.

“Parece que el mercado está obsesionado con las elecciones”, dijo a la cadena financiera CNBC el director de inversión de State Street Global Advisors, Michael Arone.

“Nadie quiere mover ficha hoy… Todo el mundo está en suspenso hasta el martes”, añadía el jefe de estrategia de TD Ameritrade, JJ Kinahan.

“Creo que la próxima semana se empezará a ver a Wall Street coronando a los ganadores y perdedores. Los inversores van a hacer movimientos rápidos como reacción”, añadió.

Además, los operadores no solo quieren que Clinton gane, sino que también acabe con la hegemonía republicana en el Congreso, un horizonte que a cuatro días parece más complicado que nunca.

El cóctel molotov de este viernes en los mercados estadounidenses también fue culpa de una nueva caída en los precios del crudo, que en el caso del petróleo de Texas terminó perdiendo un 1.32%.

El precio del petróleo de Texas (WTI) quedó en 44,07 dólares el barril, con una caída acumulada en la semana del 9.5%.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en diciembre bajaron 0.59 dólares respecto del cierre anterior.

Las repercusiones del fuerte aumento en las reservas de crudo en Estados Unidos, anunciado el pasado miércoles, volvieron a pesar en los operadores del mercado a la hora de sus negociaciones.

Unido a ello, los analistas creen que el próximo 30 de noviembre, en su reunión ministerial de Viena, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no podrá alcanzar un acuerdo para reducir sus cuotas de producción.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en diciembre bajaron 5 centavos y quedaron en 1.38 dólares el galón, mientras que los de gas natural con vencimiento en el mismo mes apenas tuvieron cambios y terminaron en 2.77 dólares por cada mil pies cúbicos.

Y unido a todo ello, un fantasma veterano: la posibilidad de que la Reserva Federal suba las tasas de interés en su reunión de diciembre próximo impacta en el mercado bursátil porque sabe que parte del dinero que llega ahora al parqué se desviará a otros escenarios con tasas más altas.

Mientras, en Brasil, la bolsa de Sao Paulo intentó una recuperación tras dos jornadas seguidas de pérdidas y llegó a operar en azul gran parte del día pero terminó cerrando con una bajada del 0.25 %, hasta los 61,598 puntos en su índice Ibovespa, tras dejarse contagiar hacia el cierre del pesimismo en los mercados mundiales.

La depreciación de este viernes, sin embargo, fue muy inferior a la sufrida en los dos días anteriores, cuando las pérdidas superaron el 2%, y en la semana, con tres bajadas consecutivas, el principal parqué de Suramérica terminó acumulando una caída del 4.21% frente a los 64,307 puntos que tenía el Ibovespa el viernes de la semana pasada.

En lo que va del año, el Ibovespa acumula una subida del 42%.

La plaza paulista, pese a que resistió, no pudo huir del mal humor que provocó este viernes bajas generalizadas en los mercados mundiales, incluyendo en Wall Street, ante la incertidumbre previa a las elecciones presidenciales del próximo martes en Estados Unidos.

La escasa diferencia que tienen en las encuestas la candidata demócrata, Hillary Clinton, y el republicano, Donald Trump, genera dudas entre los inversores de todo el mundo sobre el futuro de la mayor economía mundial.

Los inversionistas parecen prepararse para un escenario negativo para los mercados en caso de una victoria de Trump, a lo que se atribuye la serie de caídas acumuladas por la bolsa de Nueva York en los últimos días.

Al mal humor mundial también contribuyeron la caída de los precios del crudo, del 1.32 % este viernes y del 9.5% en el acumulado de la semana para el tipo Texas, así como la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos suba las tasas de interés en su reunión de diciembre próximo.

Como consecuencia de la caída del crudo, las acciones preferenciales de la petrolera brasileña Petrobras, las más negociadas este viernes en Sao Paulo, cerraron con una bajada del 0.87%.

Los temores del final del día impidieron que el Ibovespa terminara en azul y se beneficiara del impulso que recibió de las importantes subidas de papeles como los de la cadena de supermercados Pao de Azúcar y de la operadora de concesiones de carreteras CCR.

El volumen de negocios de la plaza paulista alcanzó los 8,673.8 millones de reales (unos 2,683.7 millones de dólares) en un total de 1,115,139 operaciones.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com