RSS

Entrevista íntegra del presidente sirio Bashar al Asad

DAMASCO, Siria | AFP | Esta es la entrevista exclusiva concedida a la AFP por el presidente sirio Bashar al Asad.

PREGUNTA: Señor presidente, ¿dio usted la orden de atacar Jan Sheijun con armas químicas?

RESPUESTA: En realidad nadie hasta ahora ha investigado lo que ocurrió ese día en Jan Sheijun. Como usted sabe, Jan Sheijun está bajo el control del Frente al Nusra, que es una rama de Al Qaida. Las únicas informaciones de que dispone el mundo hasta ahora son las publicadas por la rama de Al Qaida. Nadie tiene otras informaciones. No sabemos si todas las fotos o imágenes de video que hemos visto son verdaderas o están trucadas. Esa es la razón por la que hemos pedido que se lleve a cabo una investigación en Jan Sheijun.

Además, fuentes de Al Qaida dijeron que el ataque ocurrió entre las 06H00 y las 06H30 de la mañana, mientras que el ataque sirio en la misma región fue en torno al mediodía, entre las 11H30 y las 12H00. Hablan por tanto de dos historias o eventos diferentes. No se dio ninguna orden de lanzar un ataque. Y, además, no tenemos armas químicas porque renunciamos a nuestro arsenal hace varios años. E incluso si tuviéramos dichas armas, nunca las habríamos usado. A lo largo de nuestra historia nunca hemos utilizado nuestro arsenal químico.

P: ¿Qué pasó entonces ese día?

R: Como acabo de decir, la única fuente de esas informaciones es Al Qaida, cosa que no podemos tomar en serio. Sin embargo, nuestra impresión es que Occidente, principalmente Estados Unidos, es cómplice de los terroristas y que montó toda esta historia para que sirviera de pretexto al ataque. El ataque no se produjo debido a lo que ocurrió en Jan Sheijun. Estamos ante un único y mismo evento: la primera etapa era el espectáculo al que asistimos en las redes sociales y las cadenas de televisión, y la campaña mediática que se desató. La segunda etapa era la agresión militar. Es lo que ocurrió en nuestra opinión. Porque, apenas hubo unos días, o incluso 48 horas, entre la campaña mediática y el ataque estadounidense, sin la menor investigación, sin la menor prueba tangible de lo que sea. Nada más que acusaciones y campañas mediáticas, y luego el ataque.

P: Entonces, ¿quién sería en su opinión el responsable de este presunto ataque químico?

R: Las acusaciones propiamente dichas vienen de Al Qaida. No tenemos por consiguiente necesidad de llevar a cabo una investigación para conocer el origen. Ellos mismos lo declararon: la región está bajo su control y no hay nadie más. Respecto al ataque, lo acabo de decir, no está claro si ha ocurrido o no. Porque, ¿cómo se puede verificar un vídeo? Hay tantos videos falsos en este momento, y hay pruebas que eran falsas, como las de los Cascos Blancos, por ejemplo. Son miembros de Al Qaida, miembros del Frente al Nusra. Se han afeitado la barba, puesto cascos blancos, y han aparecido como los héroes humanitarios, lo cual no es verdad. Esas mismas personas mataban soldados sirios y la prueba está en internet de todas formas. Es lo mismo con este ataque químico. No sabemos si esos niños murieron en Jan Sheijun. Ni siquiera sabemos si están realmente muertos. Y si hubo un ataque, ¿quién lo lanzó? ¿Y con qué material? Ninguna información, nada de nada, y nadie ha investigado.

P: ¿Piensa entonces que es un invento?

R: Por supuesto, para nosotros se trata de un invento al 100%. No tenemos arsenal químico, no vamos a utilizarlo. Existen varios indicios, incluso en ausencia de pruebas, porque nadie tiene informaciones certeras o pruebas tangibles. Por ejemplo, menos de dos semanas o unos 10 días antes del ataque, los terroristas avanzaban en varios frentes, incluido en la periferia de Damasco y en Hama, que está cerca de Jan Sheijun. Supongamos que disponemos de dicho arsenal, supongamos que tenemos la voluntad de usarlo: ¿por qué no recurrimos a él en el momento en que nuestras tropas retrocedían y los terroristas ganaban terreno? De hecho, el momento de este supuesto ataque coincide con el período en el que el ejército sirio progresaba rápidamente y asistíamos a la debacle de los terroristas. ¿Por qué utilizar entonces dichas armas, si las poseemos realmente y tenemos la voluntad de usarlas? Hablando lógicamente, ¿por qué utilizarlas en ese momento preciso y no en el momento en que atravesamos una situación difícil?

En segundo lugar, y suponiendo una vez más que se tienen esas armas y la voluntad de utilizarlas, ¿por qué utilizarlas contra los civiles y no contra los terroristas que se combaten?

En tercero, el ejército sirio no está presente en esa zona. No tenemos batallas y no tenemos ningún objetivo en Jan Sheijun, que no es una zona estratégica. Hablo desde un punto de vista militar: ¿Por qué atacarlo? ¿Por qué motivo? Evidentemente, se trata esencialmente para nosotros de una cuestión de ética, es decir que no habríamos utilizado el arma química incluso si la tuviéramos. No tenemos ninguna voluntad de utilizarla, porque sería intolerable e inmoral y, si fuera el caso, perderíamos nuestro respaldo popular. Todos los indicios van por tanto en contra de toda esta historia. Se puede decir que es una obra que han montado y que no se sostiene. La historia no es para nada convincente.

P: Con el ataque aéreo estadounidense, Trump parece haber cambiado considerablemente de posición con respecto a usted y a Siria. ¿Tiene usted la sensación de haber perdido a quien calificó previamente de posible amigo?

R: Dije ‘si’, hablaba en condicional: si son serios combatiendo a los terroristas, nos convertiremos en socios. También dije que eso no concernía solo a Estados Unidos, porque somos socios de todos los que quieren combatir a los terroristas. Ese es para nosotros un principio fundamental. Pero últimamente se demostró, como ya dije antes, que son cómplices de los terroristas, quiero decir Estados Unidos y Occidente. No son serios a la hora de combatir a los terroristas. Ayer todavía, algunos de sus responsables defendían al Estado Islámico. Decían que el Estado Islámico no poseía armas químicas. Están defendiendo al Estado Islámico contra el gobierno y el ejército sirio. De hecho, no se puede hablar de asociación entre nosotros que luchamos contra el terrorismo y combatimos a los terroristas, y ellos que los apoyan abiertamente.

P: ¿Puede usted decir que el ataque estadounidense le hizo cambiar de opinión con respecto a Trump?

R: De todos modos, era muy prudente a la hora de expresar cualquier opinión a su respecto, antes o después de que se convirtiera en presidente. Siempre decía: “Esperemos a ver lo que va a hacer. No comentaremos las declaraciones”. Efectivamente, este ataque es la primera prueba de que no se trata del presidente de Estados Unidos sino del sistema, del fondo mismo del régimen en Estados Unidos. Es el mismo. No cambia. El presidente es uno de los actores en el escenario estadounidense. Si quiere ser un líder, y cualquier presidente allí quiere ser un líder, no podrá. Algunos dicen que Trump quería ser un líder. Cualquier presidente allá que quiere ser un líder tiene luego que tragarse las palabras, dejar de lado su orgullo, si lo tiene, y dar un giro de 180 grados. Sino, lo pagará en política.

P: ¿Pero cree usted que habrá un segundo ataque?

R: Mientras Estados Unidos siga gobernado por este complejo militar-industrial, empresas financieras y bancarias, lo que se puede llamar el régimen profundo que actúa en el interés de estos grupos, por supuesto que puede repetirse en cualquier lugar y en cualquier momento, y no sólo en Siria.

P: ¿Y su ejército y los rusos actuarán en represalia si eso ocurre?

R: Si quiere hablar de represalias, hablemos de misiles que recorren cientos de kilómetros, cosa que no podemos alcanzar. Pero la verdadera guerra en Siria no depende de esos misiles, sino del apoyo que se da a los terroristas. Es la parte más peligrosa en esta guerra. Nuestra respuesta será la misma que el primer día: aplastar a los terroristas en toda Siria. Cuando nos deshagamos de ellos, nada nos preocupará nunca más. Esta es nuestra respuesta y no es una reacción a un evento concreto.

P: ¿Dice usted entonces que la respuesta por parte del ejército sirio o de los rusos será difícil porque los barcos están muy alejados?

R: Es totalmente cierto para nosotros que somos un pequeño país, todo el mundo lo sabe por otra parte. No podemos alcanzar esos buques. Es decir que pueden lanzar misiles desde otro continente, todo el mundo lo sabe. Es una gran potencia, nosotros no lo somos. En cuanto a los rusos, eso es otro asunto.

P: ¿Va a aceptar usted los resultados de una investigación dirigida por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)?

R: Desde 2013, cuando los terroristas lanzaron sus primeros ataques contra el ejército sirio utilizando misiles químicos, exigimos una investigación. Fuimos nosotros los que pedimos que se investigara. Esta vez hablamos ayer con los rusos, y durante los días que siguieron el ataque, de que vamos a obrar juntos en pro de una investigación internacional. Pero esta investigación tiene que ser imparcial. Podemos permitir cualquier investigación si, y solo si, es imparcial, y asegurándonos de que países imparciales participen, para estar seguros de que no se utilice con fines políticos.

P: Y si acusan al gobierno ¿renunciaría usted al poder?

R: ¿Si acusan o si lo demuestran? Hay una gran diferencia. Porque ya acusan al gobierno. Y si usted quiere decir “ellos” Occidente, no, porque Occidente no nos interesa. Si habla de la OPAQ, si logra demostrar que hubo un ataque habrá que investigar para saber quién dio la orden de lanzar este ataque. Pero, en lo que respecta al ejército sirio, hay una cosa clara al cien por cien: no poseemos esas armas y no podemos, aunque quisiéramos, no podemos y no tenemos los medios necesarios para lanzar un tal ataque, ni tenemos la intención de hacerlo.

P: ¿Qué quiere decir? ¿que no posee armas químicas?

R: No, para nada. Hace varios años, en 2013, renunciamos a todo nuestro arsenal. La OPAQ declaró a Siria libre de material químico.

P: Le hago la pregunta porque los estadounidenses dijeron que había armas químicas en la base aérea ¿Lo niega usted?

R: Atacaron la base y destruyeron los depósitos que contienen distintos materiales, pero no había gas sarín. ¿Y entonces qué? Si dicen que lanzamos nuestro ataque con sarín a partir de esta misma base aérea ¿qué pasó con el sarín cuando atacaron los depósitos? ¿Alguien oyó hablar del sarín? Nuestro jefe del estado mayor llegó a la base tan solo horas después del ataque. ¿Cómo pudo llegar si había sarín? ¿Cómo el número de mártires fue seis, cuando había cientos de soldados y de oficiales en el lugar? Si había sarín en la base ¿cómo es posible que los otros no hayan muerto? En las mismas imágenes de vídeo trucadas sobre Jan Sheijun, cuando los socorristas intentaban ayudar a las víctimas o a las personas supuestamente afectadas no llevaban mascarillas ni guantes de protección. ¿Y entonces? ¿Dónde está el gas sarín? Tendrían que haberse visto afectados directamente. Todo esto no son más que acusaciones. Quiero decir que este ataque estadounidense y estas acusaciones constituyen una prueba adicional sobre el invento y el hecho de que no había sarín en ningún sitio.

P: Si usted dice que no ha dado la orden, ¿es posible que elementos díscolos hayan lanzado este ataque químico?

R: Aunque hubiera un elemento descontrolado, el ejército no posee material químico. Además, un elemento díscolo no puede enviar un avión por iniciativa propia, aunque quiera. Es un avión y no un pequeño vehículo ni una ametralladora. Sería posible si habláramos de una pistola que alguien manipula a su antojo usada para violar la ley, cosa que puede pasar en cualquier sitio del mundo, pero es imposible cuando se trata de un avión. Y en tercer lugar, el ejército sirio es un ejército regular y no milicias. Está estructurado y jerarquizado, con mecanismos muy claros para dar órdenes. Por lo tanto nunca se dio el caso, en los seis primeros años de guerra en Siria, que un elemento rebelde intentara actuar en contra de la voluntad de sus superiores.

P: ¿Le advirtieron los rusos antes del ataque estadounidense? ¿Estaban presentes en la base aérea?

R: No, no nos advirtieron porque no tuvieron tiempo. Los estadounidenses les habían advertido solo minutos antes del ataque, o como dicen algunos “después del ataque”. Los misiles tardan un tiempo en llegar a la base. Pero en realidad disponíamos de algunos indicios, y tomamos algunas medidas.

P: ¿Confirma usted que el 20% de su fuerza aérea quedó destruido después del ataque, como dicen los estadounidenses?

R: No conozco el marco referencial de ese 20%. ¿Qué es para ellos el 100%? ¿Corresponde al número de aparatos? ¿O a la calidad? ¿Esta tasa se refiere a los aparatos operacionales o a los almacenados? No sé qué quieren decir por ahí. No, en realidad, como han declarado los rusos, algunos viejos aparatos han quedado destruidos, de todos modos algunos de ellos no estaban operacionales. Es la verdad, la prueba es que desde este ataque, no hemos parado de atacar a los terroristas en toda Siria. No tenemos la impresión de habernos visto afectados por este ataque.

P: Su gobierno declaró al principio que habían atacado un depósito de armas químicas. ¿Es verdad?

R: Es una posibilidad entre otras, porque cuando atacas un blanco de los terroristas, ignoras lo que hay. Sabes que es un blanco, puede ser un depósito o un campamento o una sede, no sabes. Pero sabes que los terroristas lo usan, entonces atacas, como cualquier otro blanco. Es lo que hacemos a diario, y a veces durante horas, desde el comienzo de la guerra. Pero no puedes saber lo que hay dentro. Que los bombardeos aéreos hubieran apuntado a un depósito de armas químicas era una posibilidad entre otras. Pero una vez más, esto no corresponde con el momento del anuncio, no solamente porque los terroristas lo anunciaron solos por la mañana, sino también porque sus órganos de información y sus páginas Twitter y de internet anunciaron el ataque horas antes del presunto ataque, es decir a las 04H00 de la madrugada. A las 04H00, anunciaron que habría un ataque químico, y que habría que prepararse. ¿Cómo lo supieron?

P: ¿No piensa que Jan Sheijun representa un revés para usted? Por primera vez en seis años, Estados Unidos ataca su ejército. Ayer, tras una breve luna de miel, Tillerson dijo que el reinado de la familia Asad pronto tocaría fin. ¿No cree que Jan Sheijun constituye un gran revés para usted?

R: En ningún caso existe en Siria un reinado para la familia Asad. Está soñando. O, digamos, alucinando. No perdamos nuestro tiempo sobre su declaración. De hecho, Estados Unidos ha estado durante los últimos seis años profundamente implicado en el apoyo a los terroristas por toda Siria, incluyendo el Estado Islámico y Al Nusra, así como todas las facciones que comparten la misma mentalidad en Siria. Es algo claro y probado en Siria. Pero si usted quiere hablar de ataques directos, hace solo unos meses tuvo lugar un ataque más grave que este último, y eso, justo antes de que Obama abandonara sus funciones. Estoy pensando en lo que ocurrió en Deir Ezzor, en el este de Siria, cuando atacaron una montaña de una gran importancia estratégica. Atacaron una base del ejército regular sirio. Si el ejército sirio no hubiera sido entonces lo bastante fuerte como para repeler el ataque del Estado Islámico, la ciudad de Deir Ezzor habría caído y Deir Ezzor estaría conectada con Mosul, en Irak. Esto habría constituido una victoria muy estratégica para el Estado Islámico. El gobierno estadounidense estaba, pues, directamente implicado. Pero, ¿por qué recurrieron esta vez al ataque directo? Porque, como acabo de decir, los terroristas en esta región estaban en plena debacle. Estados Unidos no tenía, pues, ninguna otra opción salvo la de apoyar a sus agentes, a saber, los terroristas, atacando directamente al ejército sirio. Les habían entregado todo tipo de armas, pero esto no funcionó.

P: ¿No cree entonces que esto sea un revés para usted?

R: No. Eso forma parte del mismo contexto que dura desde hace seis años, y que ha tomado múltiples formas, mientras que la política estadounidense y occidental respecto a Siria no ha cambiado nada en el fondo. Dejemos de lado las declaraciones, algunas se hacen con un tono elevado, otras son menos fuertes, pero la política sigue siendo la misma.

P: Usted ha enviado a la mayor parte de los rebeldes a Idlib. ¿Piensa usted atacarlos la próxima vez?

R: Atacaremos a los grupos armados en cualquier parte de Siria, en Idlib, o en cualquier otra parte. En cuanto a la hora y la prioridad, es una cuestión militar que se discute a nivel militar.

P: Usted ha dicho en el pasado que Raqa era una prioridad para su gobierno. Sin embargo, las fuerzas que avanzan hacia la ciudad se constituyen, mayoritariamente, de kurdos apoyados por Estados Unidos. ¿No teme usted que se le deje al margen en la liberación de Raqa?

R: No, puesto que apoyamos a cualquiera que quiera liberar cualquier ciudad de los terroristas. Eso no quiere decir, sin embargo, liberarla de los terroristas para que sea ocupada por las fuerzas estadounidenses, por ejemplo, o por cualquier otro agente u otro terrorista. Así, no está claro quién liberará Raqa: ¿fuerzas sirias que la entregarán después al ejército sirio? ¿Se hará en colaboración con el ejército sirio? Todavía no está claro. Eso es lo que oímos desde hace un año aproximadamente, o un poco menos, pero no se ha producido nada sobre el terreno. Todo sigue siendo virtual, pues no hay nada tangible sobre el terreno.

P: Estados Unidos y Rusia son los padrinos del proceso de Ginebra. Dada la tensión existente entre ambos países, ¿piensa usted que este proceso continuará?

R: Existe una gran diferencia entre el hecho de que el proceso esté activo, lo que podría producirse en todo momento, y el hecho de que sea eficaz. Hasta ahora, el proceso no ha sido eficaz. La razón es que Estados Unidos no es serio para llegar a una solución política, la que sea. Quiere utilizar el proceso político como un paraguas para los terroristas, o pretende obtener mediante esta tribuna lo que no ha podido hacer en el campo de batalla. Razón por la cual el proceso no fue en absoluto eficaz. Ahora nos encontramos en la misma situación, y no consideramos que esta administración sea seria en este plano, pues apoya a los propios terroristas. Así que podemos decir: sí, podemos reactivar el proceso, pero no podemos decir que esperamos que éste sea eficaz o fructífero.

P: Tras seis años, ¿no está usted cansado?

R: A decir verdad, la única cosa que puede presionarle a uno no es ni la coyuntura política, ni la postura militar sino la situación humanitaria en Siria, el derramamiento diario de sangre, la resistencia, los sufrimientos que se sienten en cada hogar de Siria. Es la única cosa penosa y fatigosa, si podemos hablar de “fatiga”. Pero si usted quería hablar de la guerra, de la política, de las relaciones con Occidente, no, no estoy en absoluto cansado, pues defendemos nuestro país y no nos cansaremos nunca de defenderlo.

P: ¿Qué le impide dormir?

R: Una vez más, el sufrimiento del pueblo sirio que constato con el contacto humano que mantengo con cada familia siria, directa o indirectamente. Es la única cosa que puede impedirme dormir de vez en cuando. Pero ni las declaraciones ni las amenazas occidentales de apoyar a los terroristas.

P: Hoy hay gente de Fua y de Kafraya que serán desplazados hacia Damasco y Alepo. ¿No teme que eso pueda representar un desplazamiento de la población y que la Siria de posguerra no sea como la que existía antes de la guerra?

R: El desplazamiento que se hace en este contexto es obligatorio. No lo hemos elegido nosotros, y deseamos que todo el mundo pueda seguir en su pueblo y en su ciudad. Pero esas personas, como muchos otros civiles en las distintas regiones, estaban rodeadas y asediadas por los terroristas. Han sido abatidos a diario. Así que tenían que irse. Por supuesto, volverán a sus casas tras la liberación. Es lo que ha pasado en varias otras regiones donde la gente ha vuelto a sus casas. Es una situación provisional. Hablando de los cambios demográficos, estos no son del interés de la sociedad siria cuando son permanentes. Dado que es temporal, no nos preocupa.

TwitterFacebookGoogle+
Teleradio America

×
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com