RSS

Nuevas conversaciones de paz sobre Siria sin grandes esperanzas

AFP

La ONU abre el martes en Ginebra una nueva ronda de negociaciones para poner fin a la guerra en Siria, eclipsada de antemano por las conversaciones paralelas patrocinadas por Rusia, Irán y Turquía, así como por las derrotas rebeldes en Damasco.

En seis años, el conflicto de inaudita violencia ha causado al menos 320.000 muertos, expulsado de sus hogares a millones de sirios y destruido la economía y las infraestructuras de este país de Oriente Medio.

Las negociaciones para ponerle fin siguen ahora dos circuitos paralelos: el proceso político formal que se lleva a cabo en la sede de la ONU en Ginebra desde 2014, mientras que desde enero se celebran conversaciones en Astaná (Kazajistán) por iniciativa de Turquia, que apoya a los rebeldes, y Rusia e Irán, aliados del régimen de Bashar Al Asad.

Desde la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, este país -que apoya a los rebeldes- ha optado por colocarse en un relativo segundo plano en las negociaciones de paz, que antes patrocinaba junto a Rusia.

Por su parte, la ONU busca mantener su protagonismo, tras el importante acuerdo firmado en Astaná el 4 de mayo que prevé la creación de “zonas de distensión” en Siria, para frenar el baño de sangre.

Desde la entrada en vigor del acuerdo, hace una semana, los combates han disminuido en varias regiones del país.

Pero en Damasco -la región de la capital no está incluida en el acuerdo-, el gobierno logró obtener la evacuación de rebeldes de tres barrios que controlaban desde hacía cuatro años. El régimen está a punto de tomar el control total de la capital siria.

– Astaná eclipsa a Ginebra –

La semana pasada en Ginebra, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, indicó que este nuevo ciclo de negociaciones sería “más bien corto”, de unos cuatro días.

“La reunión de Astaná, en la que participamos activamente, dio resultados muy prometedores. Queremos vincular esos resultados con el horizonte político” que se negocia en Ginebra, dijo.

Varias sesiones negociadoras bajo la égida de la ONU no han dado resultados, pese a que en la última reunión los participantes se pusieron de acuerdo para debatir cuatro temas: la gobernanza, una nueva Constitución, las elecciones y la lucha contra el “terrorismo”.

Pese al “valor simbólico que representan”, las negociaciones de Ginebra “no progresan de forma visible”, destaca Aron Lund, investigador de la Fundación Century, centro de reflexión con sede en Estados Unidos.

“En la práctica, el proceso de Ginebra ha quedado claramente eclipsado por el de Astaná, al menos por ahora”, agrega.

Los protagonistas llegan el lunes a Ginebra, víspera de las negociaciones.

La delegación del régimen estará encabezada, como desde el principio, por el embajador sirio ante Naciones Unidas, Bashar Al Jaafari.

La de la oposición representada por el Alto comité de negociaciones (ACN), basado en Riad, estará dirigida por Nasr al Hariri y Mohamad Sabra.

El ACN persiste en exigir la salida de Bashar al Asad como paso previo a la transición política, lo que excluye el régimen de Damasco.

“El proceso de Ginebra está encerrado en un callejón sin salida” sobre este asunto, explica Lund a la AFP.

El propio presidente Asad ha denigrado estas próximas negociaciones de Ginebra, afirmando que “se trata esencialmente de una reunión para los medios”.

“No hay nada sustancial. (…) Es algo nulo. Astaná es diferente”, declaró Asad en entrevista a la televisión bielorrusa ONT.

TwitterFacebookGoogle+
Teleradio America

×
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com